Lecturas

Seda, de Alessandro Baricco con ilustraciones de Rébecca Dautremer

 Rebecca-Dautremer-Tishina_SOIE_couv

Sinopsis

Alessandro Baricco y Rébecca Dautremer se dan la mano en esta edición ilustrada de una de las novelas de mayor éxito de la literatura mundial de las últimas décadas. Cuando habla de Seda, Baricco dice que no es una novela sino una historia. Que comienza con un hombre que atraviesa el mundo y acaba al borde de un silencioso lago. Que el hombre se llama Joncour, y que el lago no se sabe. Añade que podría decirse que es una historia de amor. Pero que si solo fuese eso, no merecería la pena contarla. Una conmovedora travesía hacia la pasión, un viaje emocional de Occidente a Oriente. Una fábula sutil como la seda cuya extraordinaria sensorialidad se ve sublimada por el detallismo y la ensoñación de las ilustraciones de Rébecca Dautremer. Una nueva oportunidad de acercarse a esta magnífica historia y emocionarse plenamente con los sentimientos más íntimos.

Ambientación y Personajes

Empieza la historia en 1861. La novela está ambientada en Francia, en Lavilledieu, un pequeño pueblo que vive del comercio de la seda, pero también está ambientada en los países y continentes por los que viaja el protagonista para ir a buscar los huevos de gusanos de seda que las fábricas de Lavilledieu necesitan. Primero sus viajes lo llevan a Siria y Egipto, pero después, debido a una epidemia que llega hasta África, sus viajes lo llevan mucho más lejos, hasta Japón.

Hervé Joncour tiene treinta y dos años. Es un hombre apacible y felizmente casado, que disfruta de una vida satisfactoriamente rutinaria. Es el encargado de abastecer a Lavilledieu, su pueblo, de gusanos de seda. El pueblo se gana la vida con el comercio de la seda y él es el encargado de viajar y buscar el material para abastecer las fábricas. Hervé Joncour más que vivir su vida, la observa.

Hélène. Es la bella y paciente esposa de Hervé Joncour. La que lo espera después de cada viaje, la que quiere tener un hijo suyo. Es una mujer abnegada y amorosa hasta límites que sorprenderán a su marido.

Baldabiou Es un visionario y el impulsor del comercio de la seda en Lavilledieu. Gran amigo de Hervé Joncour, gracias a su intervención ha cambiado radicalmente lo que hubiera sido el curso de su vida.

Hara Kei. Es el magnate japonés que suministra a Hervé Joncour los huevos de gusano de seda que necesita para su pueblo. Un hombre amistoso, pero que llegado el momento, sabrá marcar distancias de forma dramática con el protagonista.

La acompañante de Hara Kei. Es una bella mujer sin rasgos orientales y misteriosa que fascina desde el primer momento al protagonista. Ella a su vez le muestra su interés muy sutilmente.

La madamme japonesa. Una mujer que servirá de puente entre dos culturas y que tendrá un papel relevante en la historia por ese motivo.

El Género, La Voz y El Tono

Seda es un libro de sentimientos, una novela poco extensa, a caballo entre el cuento y la novela corta, que en esta edición es además una novela ilustrada.

Podríamos decir que es una historia de amor, pero también es una historia de aventuras e incluso un viaje iniciático. Esta pequeña novela esconde muchos temas importantes en sus breves páginas.

El autor utiliza un narrador omnisciente en tercera persona para narrar su historia y lo hace con un tono poético y de gran delicadeza.

La Estructura y El Ritmo

La novela está estructurada en 65 pequeños capítulos.

Los capítulos son muy breves, pero el ritmo de la historia es lento. La misma trama de la novela, al repetirse los viajes y sus rituales, imprime un ritmo cadencioso a la historia. Es una narración de pequeños gestos.

Se diría que estamos ante una novela contemplativa, como su protagonista (un hombre que más que vivir su vida, la observa). Y con su ritmo pausado podemos fijarnos en el más mínimo detalle, podemos sentir hasta la emoción más sutil que nos despierta. Es un ritmo totalmente acorde con su tono poético.

Las ilustraciones acompañan el texto hasta el final. Son ilustraciones que tienen diferentes registros (romántico, sensual, irónico…) y que se adaptan y complementan a la perfección al texto de la novela.

Alessandro Baricco vio perfecta la elección de Rébecca Dautremer para ilustrar su novela: “No la conozco, pero sí, bien, su trabajo, que siempre me ha encantado. De alguna manera, los dos tenemos la misma concepción de ‘Seda’: ligereza e intensidad unidas. Así que pensé que era un honor para mí consentir que Rébecca poseyese mi historia y la hiciese suya.”

*****

Mi opinión personal

8,5/10

El año 2013 Edelvives lanzó una nueva colección llamada CONTEMPLA. Es un sello editorial que combina la literatura, la ilustración y el diseño y que  quiere crear piezas selectas para un lector exigente que esté interesado además por la creación plástica.

Seda de Alessandro Baricco, ilustrado por Rébecca Dautremer fue el segundo libro ilustrado que publicó este sello. En mi opinión con esta obra Edelvives alcanza su objetivo al crear una obra bella y de gran calidad tanto en su texto como en sus ilustraciones.

Seda es una historia bellísima que va mucho más allá que una historia de amor. En ella es relevante la figura de Hervé Joncour, el personaje protagonista, pero son muy importantes también, y están muy bien dibujados, el resto de los personajes que aparecen (hasta el más secundario).

Pero después de acabar el libro y visto en perspectiva, creo que la verdadera protagonista en esta novela es la seda. Así lo veo cuando pienso en todas las relaciones que establece el protagonista con el resto de los personajes. Todas ellas vienen marcadas por la suavidad de este tejido. Todas las historias de la novela, cada una a su manera, son sutiles y casi etéreas, como la seda.

Me sorprendió mucho el giro final de la trama.  En el remanso final de la historia, cuando ya todo parece en orden y acabado, Baricco da todavía un giro final a la historia que da un nuevo significado a la historia. Maravilloso. Ese nuevo significado, esa nueva información, me emocionó y me dejó un regusto a tristeza agridulce en los labios.

Rébecca Dautremer por su parte ha creado para este libro unas ilustraciones bellísimas y muy sugerentes. Es una ilustradora magnífica que ha sabido captar y acompañar a la perfección la sutileza de un texto tan delicado. Baricco sabe enmarcar su historia con pequeñas pinceladas descriptivas integradas y dosificadas con sabiduría  a lo largo del texto, pero en esta edición, gracias a las ilustraciones de Rébecca Dautremer, esas descripciones se enriquecen. Dautremer nos ofrece nuevos matices a través de sus imágenes.

Sus ilustraciones, como ya he apuntado antes, muestran diferentes registros: a veces son de un gran lirismo, a veces sensuales, a veces con un cierto tono de humor o ironía. Pero en todos los casos, se adaptan al texto y lo complementan.

La edición es de una gran calidad. Como “regalo” la cubierta del libro esconde un hermoso poster desplegable de una de las ilustraciones.

Me parece un libro de una gran calidad, fascinante y muy recomendable.

*****

alessandrobaricco

Sobre el autor

Alessandro Baricco nació en Turín, Italia, en 1958. Es dramaturgo, novelista y periodista. El éxito de Seda lo ha consagrado como uno de los grandes escritores italianos contemporáneos. En 1995 fue galardonado en Francia con el premio Médicis Extranjero por Tierras de cristas, su primera novela.

Las novelas de Baricco oscilan siempre entre lo real y lo onírico. El estilo se caracteriza por una concepción personal del ritmo narrativo y sobre todo de una cierta idea de la estética, sirviéndose para ello de la experimentación de variados giros y registros.

En la temática, Baricco se sirve de entornos irreales y personajes forzosamente imposibles, cuyo denominador común en última instancia es la incesante búsqueda y consecución de deseos y sueños para, paradójicamente, explorar y revelar a través de ellos con toda su crudeza los rincones del alma humana.

La imagen surrealista de su obra es siempre presentada por un narrador imposible como sus personajes, quien nunca hace un juicio de éstos, solo presenta a cada cual con la ilusión de ser comprendidos por el lector, quien normalmente se identifica con alguna de las características del personaje.

8272962

Sobre la ilustradora

Rébecca Dautremer es una ilustradora francesa de gran prestigio. Nació en Gap, Francia, en 1971.

A pesar de ser una apasionada de la fotografía, durante la década de los 90, focaliza sus estudios en el diseño. Se matricula en Grafismo a la ENSAD de París. Durante este período académico empieza a trabajar para la editorial Gautier-Languereau haciendo pequeños trabajos de color y retoque. Cuando sale de la ENSAD en 1995, la editorial le encarga las ilustraciones para un primer álbum y no tarda en llegar el segundo. Paralelamente, Rébecca Dautremer comienza a trabajar para otros editores y a ganar, poco a poco, notoriedad dentro del panorama de ilustradores franceses. Sus álbumes infantiles tienen gran éxito también entre el público adulto. El libro Les amoreux (Gautier-Languereau, 2003) y Princesas, (Gautier-Languereau, 2004) la dan a conocer mundialmente.

Aparte del mundo editorial, esta ilustradora trabaja también en prensa juvenil, cartelería y diseño gráfico y de juguetes. Ha codirigido la película de animación “Kérity, la casa de los cuentos” (Kérity, la Maison des cuentos, 2009 ) con guión de Anik Le Ray, en la que se basa el libro Nat y el secreto de Eleonora.

L.K.

Ilustración

“Jules Verne”

5. Jules Verne

“Jules Verne”

Pastel sobre papel ingres

70x50cm

Lecturas

Las puertas de Anubis, de Tim Powers

las-puertas-de-anubis2

Sinopsis

En 1801, Fikee y Anubis, viejos hechiceros servidores de Anubis, hacen un último intento por devolver el poder a los antiguos dioses egipcios. Para ello preparan un ritual de invocación al dios Anubis, con el que pretenden abrir las puertas del tiempo para que los dioses puedan volver al presente y reconquistar su poder. Pero algo sale mal y el ritual deja secuelas en la línea temporal en forma de agujeros temporales a lo largo de varios siglos (del año 1504 al año 2014) y deja también libre a una extraña criatura.

Tras este breve prólogo, la historia continúa en 1983.

Brendan Doyle es un profesor de universidad y un estudioso de la poesía romántica del siglo XIX al que el señor Darrows, un millonario bastante excéntrico, quiere contratar como experto para dar una conferencia sobre el poeta romántico Coleridge. Pero en esta ocasión se trata de una conferencia que se organiza en unas circunstancias bastante extraordinarias. Se trata de una presentación, un acto introductorio previo a un viaje al pasado que Darrows ha organizado para un pequeño grupo de personas que han pagado una verdadera fortuna para poder viajar al pasado y asistir a una de las emblemáticas conferencias que en 1810 dio Coleridge en Londres, en la taberna La Corona y el Ancla (la de la noche del 1 de septiembre).

Aunque es una oferta inusual, Doyle piensa que, si accede, podrá conocer en persona al poeta que ha sido el sujeto de la más importante de sus publicaciones y de gran parte de su trabajo como investigador. Por otro lado, también considera que quizá pueda conseguir información privilegiada a cerca de Ashbless, un poeta romántico que es un verdadero enigma para los estudiosos del siglo XX, y del que se conserva escasísima documentación. Eso podría ser un buen empujón a su carrera.

Finalmente Doyle acepta la oferta y viaja al pasado, pero, debido a ciertos imprevistos de última hora, sus compañeros de viaje vuelven al siglo XX y él queda abandonado a su suerte en 1810.

A partir de ese momento, Brendan Doyle se encontrará en situaciones increíbles, rodeado de personajes extraños y haciendo cosas fantásticas. Y todo para intentar sobrevivir y volver a su mundo.

Tema

Las puertas de Anubis es una gran historia de aventuras, con elementos de fantasía y de ciencia ficción (viajes en el tiempo, magia, dioses y personajes sobrenaturales…). Todos estos elementos el autor los ha integrado en un contexto histórico real magníficamente dibujado que sirve como contrapunto de veracidad/realidad a su aventura fantástica.

Es la novela que se considera precedente del género “steampunk”, una obra de referencia y un clásico. Se trata de una de las cuatro primeras obras catalogadas como “steampunk”. Junto a Las puertas de Anubis, Homúnculo de J. Blaylock y dos trabajos de K.W. Jeter, Infernal Devices y Morlock Night. Según los entendidos, el género empieza con estos tres autores (a su vez inspirados por autores como Verne y H. G. Wells).

Muy brevemente y según la wikipedia:

“El steampunk se desenvuelve en una ambientación donde la tecnología a vapor sigue siendo la predominante y por lo general localizada en Inglaterra durante la época victoriana, donde no es extraño encontrar elementos comunes de la ciencia ficción o la fantasía.

Las obras de temática steampunk a menudo muestran tecnologías anacrónicas o invenciones futuristas imaginadas por los visionarios de su época, todas ellas vistas desde la perspectiva victoriana en la cultura, el arte, la moda e incluso la arquitectura.

El steampunk se inspira principalmente en los trabajos de H.G. Wells y Julio Verne y del imaginario encontrado en sus obras. Al igual que el dieselpunk, este subgénero se puede englobar dentro del movimiento retrofuturista, el género de las ucronías y la ficción especulativa, pero su tendencia a incorporar elementos fantásticos y el carácter más desenfadado y utópico de sus tramas lo alejan tanto del dieselpunk como del cyberpunk.”

Personajes y ambientación

En Las puertas de Anubis destaca especialmente lo bien que ha sabido crear Tim Powers la ambientación. Es una atmósfera dickensiana muy realista (en ocasiones muy cruda), que está muy bien descrita y en la que ha sabido encajar perfectamente los elementos fantásticos y de ciencia ficción.

Para reforzar esa ambientación, ha recurrido a incorporar personajes reales en la novela. Junto a los personajes ficticios, que son los que tienen una mayor relevancia en la trama, Tim Powers ha salpicado la historia de situaciones históricas (como la masacre de los mamelucos perpetrada por Muhammad Ali en 1811 y la rebelión fallida de James Scott duque de Monmouth contra el rey Carlos II de Inglaterra en los 1680) y de personajes reales que interactúan con ellos. Este encuentro resulta fascinante y refuera el contrapunto realista para una historia tan fantástica.

Son muchísimos los personajes que desfilan por esta novela. Aunque son personajes bastante arquetípicos, que no tienen una gran profundidad psicológica ni una destacable evolución personal (el protagonista es el más trabajado en ese sentido), son unos personajes bien trabajados y acordes con una novela de aventuras como es ésta.

Daremos un par de pinceladas de los más destacables.

Personajes ficticios:

Brendan Doyle. Es el protagonista, profesor de universidad y experto en poesía romántica, que sufre mil adversidades.

Señor Darrows. El millonario excéntrico que organiza el viaje al pasado y contrata a Doyle como experto en Coleridge.

Steerforth Benner. Antiguo alumno de Doyle, que ha sido contratado previamente por Darrows para organizar el viaje al pasado.

Jacky. Delincuente que se apiada de Doyle al poco de quedar abandonado en 1810. Lo ayudará en muchas ocasiones salvándolo de Horrabain.

Horrabin. Un peligroso payaso con oscuras intenciones.

Ashbless. El poeta romántico que es un enigma y del que hay muy poca documentación en el siglo XX. Todo un misterio.

Amenofis Fikee y el dr. Romany. Sirvientes del dios Anubis. Son los causantes del estropicio en la línea temporal. Los responsables de que haya quedado como un colador entre los años 1504 y 2014.

Joe Cara de Perro. Un personaje misterioso y dañino.

Personajes reales:

Aparecen los poetas románticos Byron y S. T. Coleridge

Opinión

7,5/10

Aunque he disfrutado de la novela, confieso que hay cosas que me han gustado mucho y otras que no me han gustado tanto.

La historia me ha parecido buenísima. Un trabajo meticuloso de articulación de tramas para explicar una historia fascinante, original y muy sugerente. Me ha encantado.

Por otra parte, Las puertas de Anubis es una novela con una prosa cuidada y elaborada. Yo valoro especialmente aquellas novelas que además de ser capaces de entretener al lector con la historia que cuentan, son capaces de hacer disfrutar desde el punto de vista literario, por la forma en que están escritas. Esta novela me ha hecho disfrutar así, de esta manera tan completa.

Lo que no me ha gustado tanto es que, a pesar de su calidad literaria (de la que ya he dicho que he disfrutado), reconozco también que en algunos momentos la sintaxis se me hizo excesivamente complicada y farragosa. Me queda la duda de si esto puede ser debido a una mala traducción, por supuesto, pero la cuestión es que hay momentos en que la prosa me pareció demasiado enrevesada. Y eso no me parece recomendable para una novela que ya es de por sí compleja en su entresijo de historias.

Me costó bastante entrar en materia, el inicio me resultó algo confuso y no me ayudó a enganchar fácilmente con la historia desde el principio. De hecho, tuve un par de intentonas fallidas para leer esta novela, y aunque reconozco que no son del todo achacables a esta dificultad inicial, reconozco que esa confusión inicial no facilitó precisamente el tema.

Digamos que es una novela a la que no calificaría como un libro de fácil lectura.

En algunos tramos de la historia también encontré que perdía el ritmo, que la trama se ralentizaba. Ahí estuve tentada de leer en diagonal buscando la acción, pero no era nada aconsejable porque la historia es complicada y puedes acabar perdiendo el hilo fácilmente. En esta novela hay varias subtramas, y se cuenta la historia alternándolas. De esta manera se engarzan, se explican unas con otras y se avanza así en la narración. Normalmente he avanzado bien en la lectura, pero reconozco que ya en el último tercio de la historia, tanto ir y venir de una subtrama a otra se me hizo un pelín pesado. De todas formas esto no lo achaco al libro, sino más bien a mis gustos personales. Es un tipo de “arquitectura narrativa” que nunca me ha gustado demasiado. Al final estoy tan deseosa de saber más de las tramas que me interesan, que las que no me interesan tanto se me hacen algo cansinas.

La ambientación me parece fantástica. Ya lo he apuntado antes y aquí lo repito. Es magnífico el trabajo que ha hecho Tim Powers en la ambientación del Londres decimonónico: por medio de descripciones, de los personajes ficticios y reales, de sus reflexiones, por medio de referencias a hechos o situaciones que aparecen a lo largo del libro… Me ha gustado mucho. Veo un enorme trabajo de documentación detrás que el autor ha sabido plasmar con mucha naturalidad. No resulta nada forzado.

Me parecen deliciosos los momentos humorísticos que van salpicando la historia. Se dan situaciones divertidas, por ejemplo en los “desajustes” por el cambio de época del protagonista, en la descripción de algunos rituales.., pero es un tono que en general va impregnando toda la historia y que refresca mucho la novela.

En resumen diría que es una muy buena novela, pero no apta para todos los públicos. Tiene una arquitectura de tramas y subtramas compleja y una prosa rica y cuidada, pero a veces dificultosa. Hay que estar preparado y mentalizado para disfrutar de esta novela. Eso sí, cuando te sumerges en ella es fascinante y llegas a disfrutarla muchísimo. Personalmente creo que la historia que nos cuenta el autor es muy original y fascinante. Enriquece el género de los viajes en el tiempo y le da un tratamiento al tema que me parece diferente y muy interesante.

Tim-Powers-hr

El autor

Tim Powers (1952, Buffalo, EEUU) es un conocido escritor estadounidense de novelas de ciencia ficción y fantasía.

En la mayoría de sus libros ha sabido conectar a personajes históricos reales con oscuras tramas de personajes ficticios ligados al mundo de lo oculto y de la hechicería. Sabe mezclar sabiamente el humor, la aventura y la fantasía.

El escritor se crio en California. Estudió Literatura inglesa en el Cal State Fullerton, donde conoció a James Blaylock y a K. W. Jeter, amigos íntimos y colaboradores ocasionales en algunas de sus obras. Los tres formaron un grupo de escritores jóvenes cercanos a Philip K. Dick, el “Grupo de California”.

Empezó a publicar en 1975, pero su primera novela, Esencia oscura, data de 1979.

La novela con la que alcanzó el reconocimiento internacional fue Las puertas de Anubis (1983), que fue ganadora del premio Philip K. Dick de literatura fantástica.

Powers imparte clases a tiempo parcial como escritor residente en el Orange County High School of the Arts, donde su amigo Blaylock es el director del Departamento de Escritura Creativa. Fue Blaylock con quien, mientras ambos eran estudiantes en el Cal State Fullerton, inventaron al poeta William Ashbless, personaje que aparece en Las puertas de Anubis.

Lecturas

Bajo los vientos de Neptuno, de Fred Vargas

portada-bajo-vientos-neptuno

Sinopsis

El comisario Jean-Baptiste Adamsberg prepara un viaje a Quebec junto a siete de sus hombres para asistir a un curso sobre investigación policial a partir del ADN. Poco antes de su marcha, la noticia de un asesinato afecta profundamente al comisario.

La vícitma, Elisabeth Wind, ha sido asesinada con tres heridas de arma blanca a la altura del abdomen. Es un modus operandi que le resulta muy familiar a Adamsberg y que le trae amargos recuerdos, pero también la certeza de que el verdadero responsable es un fantasma, un asesino en serie al que no pudo encarcelar en su día y que murió hace dieciséis años.

Adamsberg finalmente viaja a Quebec y mientras asiste al curso una joven es asesinada con tres heridas de arma blanca. Parece que el asesino sigue muy de cerca a Adamsberg para enredarlo en su tela de araña y el comisario tendrá que enfrentarse a sí mismo en este pulso con el asesino.

Personajes

Volvemos a encontrar en esta novela a los personajes principales de la serie:

El comisario Adamsberg, el protagonista de esta serie de novelas que lleva su nombre. Tiene aquí unos cuarenta y tantos años. Sigue siendo el tipo solitario y poco sociable que sigue su propio código que encontramos en las novelas precedentes de la serie. Su gran instinto y su intuición siguen siendo su gran baza a la hora de resolver los casos. Y a pesar de que su método no es en general bien aceptado, se ha labrado un gran prestigio dentro de la profesión. Pero lo original en esta novela es que aquí Adamsberg mostrará su cara más oscura. Se siente en peligro, pierde la confianza en sí mismo que tanto lo caracteriza, y todo eso nos permitirá ver nuevas facetas del personaje.

El inspector Danglard es aquí también su fiel compañero y su contrapunto. Es el tipo inteligente, pero de procesos mentales lógicos y racionales, que da la perfecta réplica al comisario. Al principio de la serie la forma de trabajar de Adamsberg lo exasperaba. Ahora ya lo conoce más y ha tenido tiempo de ver sus extraordinarios resultados en las investigaciones. Ha conseguido aceptar su forma de trabajar, aunque siga sorprendiéndole.

Camille, la relación intermitente de Adamsberg, en esta novela sólo aparece muy brevemente.

Fred Vargas en este caso nos presenta a Violette Retancourt, una mujer policía muy fuerte y robusta, eficiente y eficaz, con una gran cantidad de recursos.

Aparecen también dos personajes secundarios entrañables y bastante surrealistas: Clementine y Josette. Clementine ya había aparecido en un caso anterior y vuelve aquí para cuidar amorosamente de Adamsberg cuando más lo necesita. Josette es amiga de Clementine, una hacker de 80 años justiciera que ayudará a Adamsberg de manera muy sorprendente en sus investigaciones.

Y por último, la policía de Quebec como personaje colectivo. Con breves pinceladas Fred Vargas consigue caracterizar de forma convincente y bastante humorística (sus apellidos y su forma de hablar no tienen desperdicio), a los diferentes miembros de la policía quebequensa.

Como siempre digo, Fred Vargas es magnífica en la creación de personajes. Hay quien no conecta con su tono tan original (que a mí me recuerda a ciertas películas del cine francés) y lo encuentran fuera de lugar en una novela policíaca. Pero ése no es mi caso, porque yo lo disfruto y mucho. Aún así, reconozco que es una escritora que suele despertar pasiones (favorables o desfavorables).

Opinión

7,5/10

Bajo los vientos de Neptuno está escrita en pasado y en tercera persona, con un narrador omnisciente que va focalizándose en diferentes personajes según interesa a la narración.

Es la sexta entrega de la serie de novelas sobre el comisario Adamsberg y, aunque se puede leer de manera independiente, sí que es verdad que algunas referencias a otros personajes no se acaban de entender del todo (aquí me refiero sobre todo al personaje de Camille).

La novela en general es fluida y tiene buen ritmo, pero al principio Fred Vargas nos pone en antecedentes y es más explicativa. La primera parte de la historia es, por tanto, algo más lenta. Es una historia que se despliega poco a poco y que va cogiendo “velocidad”.

El argumento, como suele ser habitual en la autora, es original y muy imaginativo, con algunos ecos fantásticos que pueden hacer que la historia, en algunos momentos, resulte inverosímil. Pero todo tiene explicación. El estilo de Vargas se acerca a lo que podría ser un género negro surrealista o absurdo (que no a todos gusta), pero si aceptas “sus reglas del juego” y conectas con su narrativa, lo disfrutarás muchísimo.

Se nota que Fred Vargas tiene aquí un mayor recorrido como escritora, porque el resultado es una novela más madura y completa. La trama es más compleja y está mejor trabajada.

Hay momentos de emoción, de intriga, de suspense… y también de humor. Los personajes quebequenses con su argot (algo chabacano en ocasiones), sus equívocos y con sus apellidos “con mensaje”, son un constante guiño al lector que arranca más de una sonrisa.

La autora

PHO887464dc-7a20-11e4-ad37-e0377cb4c05b-805x453

Os dejo aquí el enlace a una entrevista que le hizo Octavi Marti a Fred Vargas en el año 2008, a raíz de la publicación de La tercera virgen, la novela que da continuación a Bajo los vientos de Neptuno:

http://elpais.com/diario/2008/02/02/babelia/1201912752_850215.html

Me quedo con estas palabras de la autora:

  • “¡Y es que yo no escribo novela negra sino novela de enigmas!”
  • “Pero es que yo no soy realista. Me preocupo por la realidad, eso sí”.
  • “Creamos a partir de lo real pero lo desfiguramos, lo exageramos, lo miniaturizamos o le damos un carácter grotesco. Eso nos permite ver la realidad bajo otro prisma y comprender mejor y aceptar. Pero para que la creación artística funcione, para que tenga las virtudes terapéuticas que yo le atribuyo, hace falta que no esté demasiado alejada de lo real. Si es una abstracción, si no hay permeabilidad entre arte y vida, entonces el trasplante no funciona, se produce un rechazo. Fíjese, usted no podrá transcribir esta conversación tal cual, sin ordenarla, sin cortar las repeticiones, las vacilaciones, sin buscar una mayor intensidad. Si se limita a copiar lo que oiga en su magnetófono, entonces eso será ilegible. No parecerá real. Para que las cosas parezcan reales, el arte sabe cómo hay que falsificar”.

Fréderique Audoin-Rouzeau es el verdadero nombre de Fred Vargas (París, 7 de junio de 1957). Utiliza el pseudónimo Vargas, al igual que su hermana gemela Joëlle (la pintora Jo Vargas), en honor al personaje de Ava Gardner en la película La condesa descalza (María Vargas).

Es hija del escritor surrealista Phillippe Audoin y hermana del historiador Stéphane Audoin-Rouzeau.

Fred Vargas es arqueozoóloga e historiadora de formación y escribió en el 2003 una obra científica sobre la peste negra, Les chemins de la peste, le rat, la puce et l’homme.

Ha escrito un buen número de novelas policíacas, pero la serie sobre el comisario Adamsberg se compone de las siguientes:

  • El hombre de los círculos azules (1996)
  • El hombre del revés (1999)
  • Los cuatro ríos (2000) – Ésta es un novela gráfica dibujada por Edmond Baudoin
  • Huye rápido, vete lejos (2001)
  • Fluye el sena (2002) – Este libro está compuesto por tres novelas cortas: Salut et liberté, La Nuit des brutes, Cinq francs pièce
  • Bajo los vientos de Neptuno (2004)
  • La tercera virgen (2006)
  • Un lugar incierto (2008)
  • El vendedor de estropajos (2010) -Ésta es una novela gráfica dibujada por Edmond Baudoin basada en Cinq Francs Pièces
  • El ejercito furioso (2011)
  • Tiempos de hielo (Temps glaciaires, 2015) – Está previsto su lanzamiento para octubre de 2015
Cuentos

La asignación 9.987, de Laura Karmona

La asignación 9.987

 viejo

Como cada mañana y siempre antes del amanecer, el viejo había salido a pasear por la playa. Renqueaba con su pierna ortopédica, apoyado en el bastón trípode metálico que él mismo se había construido. Desde el accidente nada era lo mismo y necesitaba su ayuda para caminar por la arena. Del otro brazo colgaba una camisa blanca, algo raída y deshilachada, que se dejaba mecer por el viento. Le gustaba quitársela para sentir la brisa en el cuerpo, llevarse a casa todo el salitre del mar.

El hombre era alto y enjuto, de piel morena y curtida. El rostro mostraba unas facciones duras, pero sus ojos, que eran claros y algo tímidos, parecían protegerse a la sombra de una frente rotunda y despejada. Llevaba el pelo largo y barba incipiente. Aquel día, en su paseo, al viejo a ratos se le oscurecía la mirada. Se detuvo un momento y miró hacia el cielo. Cielo encapotado, mal presagio. Arrugó el ceño y siguió mirando al mar…

*  *  *

 

Ese día no pudo pasear por la playa. Había sido citado a las diez en las Oficinas de Organización Demográfica. El viejo había llegado demasiado pronto y miraba hacia todos lados inquieto. Llevaba un traje que le iba corto, el pelo recogido en una coleta y un fuerte olor a lavanda. En la cara todavía llevaba enganchados tres trocitos de papel higiénico que había olvidado quitarse antes de salir.

La sala era grande, blanca y metálica, con un fuerte olor a desinfectante. Los sonidos rebotaban en las pareces amplificando cualquier pequeño rumor como un eco. En la zona central, orientadas hacia una enorme pantalla de plasma, habían dispuesto para los visitantes cuatro hileras de sillas en plástico transparente. La pantalla gigante situada en frente ofrecía hermosas imágenes de paisajes y residencias idílicas, maravillosas estampas de ancianos felices con sonrisas perfectas. De fondo, una dulce voz femenina transmitía amablemente el mensaje de La Nación: “implementación de la nueva política sanitaria muy satisfactoria…; mayor tranquilidad y  merecido descanso para la ciudadanía de la tercera edad…; balance económico altamente positivo”. El viejo no se sentó, prefirió permanecer de pie en una esquina.

-¡Citación 527, en la mesa dos! –dijo la voz metálica por megafonía.

Era su turno. Se acercó a la mesa y se sentó con dificultades en el borde de la silla, con la pierna ortopédica estirada y apoyando su peso sobre el bastón de madera que colocó del otro lado. Entregó la citación a la agente administrativa sin decir nada. Ella le señaló algunos documentos esparcidos sobre la mesa. Hablaba rápido y no paraba de gesticular con las manos, pero evitaba mirarlo. Él sí la miraba. Era una mujer seca, de mirada opaca y fría, parecía muy miope.

–“Cumplidos los sesenta años –la mujer leía los términos de la asignación–, previo informe de valoración de sus condiciones físicas por parte de Sanidad Nacional, y tras la resolución favorable de la Subdirección General de Economía Ética, el señor Mario López –lo miró sin mucho interés por encima de las enormes gafas–, con número de identificación 09987, hombre, natural de Isla Gaviota, en el Archipiélago Akal, de profesión marinero jubilado, y de estado civil soltero sin cargas, es asignado, como ciudadano de tercera edad, a una destinación individual estándar en la zona residencial integral de Palomas Blancas, en el Desierto Agur. El plazo máximo para la asignación es de diez días a partir de la fecha de recepción. Este trámite agota la vía administrativa y no admite recurso por parte del ciudadano.”

El hombre salió de la Oficina pálido y con nubes en los ojos. Llevaba en la mano derecha un sobre enorme con toda la documentación. Cada pocos pasos, se paraba y lo miraba. Sólo diez días…

*  *  *

 

– ¿Cómo ha ido? –preguntó el amigo. Lo esperaba sentado en el poyete frente a su casa.

–Palomas Blancas, en el Desierto Agur… –contestó cabizbajo, sin mirarlo.

–Vaya… -el hombre le buscaba la mirada

–Sí… –dijo frunciendo el ceño mientras miraba hacia ninguna parte

–Bueno, las asignaciones nunca son buenas, ¿verdad?…

–Ésta es peor –lo miró fijamente.

– ¿Y eso?

–No hay mar…

Lecturas

El jilguero, de Donna Tartt

donna-tartt-el-jilguero_galeria_landscape

Sinopsis

Theo Decker hace más de una semana que se oculta en un hotel de Amsterdam. Es un joven de 23 años que tiene miedo y que se esconde de un peligro que desconocemos. Nervioso, consulta en los periódicos locales un suceso que le preocupa y al parecer le atañe, pero no sabemos por qué motivo. Theo sólo nos dice que ha vuelto a soñar con su madre, fallecida diez años atrás en una explosión en el Metropolitan Museum de Nueva York.

A partir de ahí el protagonista rememora su historia, el peregrinaje que ha sido su vida hasta acabar encerrado en aquella habitación.

Empieza todo el día del terrible atentado. Theo sobrevive a la explosión, pero sale de allí solo y huérfano. O quizás no tan solo, porque, empujado por un pobre anciano moribundo ha rescatado de la explosión un magnífico cuadro del siglo XVII, El jilguero (1654) del pintor Carel Fabritius. La obra lo acompaña de manera secreta durante toda su aventura, siempre oculto en su equipaje.

Esos años serán para Theo un camino iniciático, un viaje existencial que acabará convirtiéndose en una trama de intriga y suspense que finalmente le obligará a ocultarse en la habitación de aquel hotel de Amsterdam.

Opinión

8/10

He disfrutado muchísimo de esta novela. Considero El jilguero de Donna Tart una novela notable. No estoy de acuerdo, sin embargo, en calificarla de clásico o de obra maestra del siglo XXI, pero es que tampoco lo necesita. Es una buenísima novela, que no es poca cosa.

Diría que esos calificativos tan excesivos por parte de algún sector de la crítica, quizá pueden deberse, o bien a falta de perspectiva (al fin y al cabo estamos en una fase incipiente del siglo XXI y no sabemos lo que el futuro depara), o bien a una campaña de marketing desmesurada. Una campaña por otra parte innecesaria, que no respeta los méritos propios de esta novela, que son muchos.

Así que sí, es una buena novela, y no, no es un clásico (bajo mi punto de vista, por supuesto).

Es importante remarcar que El jilguero de Donna Tartt me ha mantenido pendiente y con ganas de volver a ella en todo momento, aspecto nada desdeñable dada la magnitud de la obra (más de mil páginas). A mí me ha resultado acogedora, no sé explicarlo de otro modo, y me han dado ganas de sumergirme en ella una y otra vez. Y aún debo añadir más: al acabar el libro me ha dado cierta melancolía, síntoma innegable de mi buena conexión con la historia.

Me ha parecido muy bien estructurado el argumento, con una trama principal muy sólida y unos buenos puntos de giro. Las subtramas las veo bien engarzadas y equilibradas (repito: siempre bajo mi punto de vista).

La novela tiene una zona central de remanso y de ritmo más lento, en que la autora acentúa el enfoque existencialista de su historia. Pero esto cambia. Después vienen partes más rápidas e incluso trepidantes, en que la autora acentúa otras facetas de la historia: la novela de aventuras y la novela de intriga y de suspense. Yo diría que dentro de El jilguero Donna Tartt ha barajado diferentes géneros novelísticos y que el ritmo que ha infundido a su prosa va ligado a estos “quiebros” literarios.

Especial buen recuerdo me ha dejado la parte en que se narra la estancia de Theo en Las Vegas, con su padre reaparecido y con un compañero de correrías, Boris, que me ha enamorado especialmente (hasta el nivel del protagonista o incluso más allá).

Y es que el trabajo de Donna Tartt en la construcción de los personajes me parece fantástico. Ha sabido construir personajes de carne y hueso, con sus contradicciones, imperfecciones, grandezas y mezquindades, sus miedos… Un trabajo excepcional. Cualquiera de ellos, hasta el más secundario, está delineado con una nitidez y una coherencia magníficas. Los puedes ver, sentir, diría que hasta oler.

Y por último el final, y valga la redundancia. Quizá lo que menos me convence es el final de la historia. Creo que Donna Tartt ha querido huir de los extremos, de las soluciones trilladas, y ha optado por una vía del medio que en mi opinión ha desmerecido la historia. Creo que se tenía que haber comprometido más, haber optado por un final más extremo en cualquiera de los sentidos: o desastre, o redención. Se queda la historia un poco en tierra de nadie y eso no acaba de gustarme. No digo más, que no quiero destripar la historia, pero aunque no es un final desastroso (ni mucho menos), simplemente me parece que es un final que no está a la altura de la novela en su conjunto.

Y nada más. Sólo me queda deciros que El jilguero de Donna Tartt es una novela de gran calidad y que os aconsejo su lectura.

Autora

Donna Tartt (Greenwood, Mississippi, 1963) es una escritora menuda y enigmática. Ha escrito tres novelas hasta la fecha y en la elaboración de cada una de ellas siempre ha invertido alrededor de una década. Está claro que no se deja arrastrar por las exigencias del mercado editorial, ni por las ansias de sus seguidores. Ha sabido imponer su propio ritmo con autoridad.

Donna Tartt publicó El secreto, su primera novela, en 1992. Con ella se dió a conocer como escritora y ya fue un enorme éxito de público y crítica. Por si esto fuera poco, y para hacer más asombroso el asunto, recibió por parte de sus editores (siendo una autora desconocida!) 250.000 dólares en concepto de adelanto para escribirla. Pero después de la publicación de su primera novela, la autora se sumergió en un profundo silencio que duró diez años. Sus lectores se vieron obligados a esperar todo ese tiempo hasta la publicación de la que sería la segunda novela de la autora: Juego de niños (2002). Con ella Donna Tartt volvió a tener un gran éxito, pero de nuevo también su autora desapareció durante más de una década. Hasta que en 2013 publicó la que ha sido la tercera de sus criaturas: El jilguero. Por esta novela, la protagonista de nuestra reseña, Donna Tartt recibió el Premio Pulitzer del año 2014.

L.K.

Ilustración

“Alicia en rojo”

IMG-20141219-WA0002“Alicia en rojo”

pastel sobre papel de acuarela

60x63cm